Sin categoría

El pasado.

cerebro-mecanico_23-2147506867 (1)
“Y si un día te encontrare una mañana, será posible, será dormido”. 
Los Rodríguez.

 

Anoche tuve un sueño pesado, bastante real que me llevó al pasado. Rostros que no he visto en años, conversaciones inconclusas y remembranzas buenas y malas de otros tiempos olvidados. Es bueno mantener las enseñanzas que nos dejó el ayer para que el presente se solidifique y no cometamos los mismos errores, aun cuando ‘la catarsis’ de volver al recuerdo es un ejercicio de doble filo.

Yo no deseo volver a vivir ninguna de las experiencias pasadas, porque lejanas y distantes son y porque al mirar hacia atrás dejamos lo hermoso del hoy,  siempre rescato las experiencias del ayer como esa sabiduría innata pata afrontar el presente. Hoy desperté aturdida porque eso hacen los recuerdos, desperté en otros años, con el cuerpo más cansado y deteriorado, en otro país, con otro amanecer.

A veces cuando viajo al pasado a través de mis sueños, despierto con ansiedad y melancolía porque el sueño es repetitivo: mi papá nos abandonó, pero esta “vivito y coleando” en algún lugar de la ciudad y yo no puedo creer que lo haya visto, y que a él no le importe no verme o llamarme. Después de esto siento dentro de mí una tristeza profunda, es un sueño que me cuesta digerir y al despertar sobresaltada, el dolor sigue ahí. Muchas veces tengo lágrimas en mis ojos y recuerdo que mi padre no está desaparecido, ni que nos abandonó, que murió hace ya bastantes años aún cuando tenga la sensación de que hubiera sido ayer; en el sueño cuando inconscientemente percibo el abandono de aquella figura que hace parte de mi alma, recuerdo el dolor que sentí al perderla, como si una parte de ella (mi alma) se hubiese desprendido del cuerpo para siempre.

Otras veces sueño con otra gente, con otros dolores y me he preguntado si quizás en medio de esta realidad de mi despertar, aún exista un sentimiento, una herida que no sana, algo que se encarga de traer todos esos recuerdos. Será un misterio que habrá que descifrar con el tiempo.

Dicen que soñar es el resultado de lo que guardamos detrás de las cortinas de la mente; otros hablan de las fuerzas oscuras que arrebatan los recuerdos para atormentarnos y de un afán por resolver aquello que forzamos a olvidar. Y en esas tres premisas saltan los sueños de uno y de otro rincón de la mente, mientras que despertar se vuelve un alivio o una carga al afrontar todo aquello que fue y que no es, pero con afán de olvidar nuevamente y acomodar los sentires para el nuevo día.

Andrea Delgado. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s